Historia

¿Cómo fue fundado el club Pinocho?
En la tarde del lunes 20 de julio de 1925, Don Félix Zugazti, entonces un muchacho de 16 años, en los fondos de su domicilio, Colodrero 3433, reune a una docena de chicos de 10 a 12 años, a quienes le manifiesta haber leído en la revista española “PINOCHO”, una proclama en la cual se instaba a fundar en cada ciudad de habla hispana un club con el nombre del aventurero Pinocho.

Su nombre y colores
Expreso que, ellos como simpatizantes del popular muneco de madera, debian adherirse a ese llamado y fundar un club que se llamaría “Pinocho” Football Club. Su primer equipo estaría integrado por los chicos allí presentes. El proponente manifesto que compraría las pelotas de fútbol, las camisetas (que serían a rayas verticales verdes y blancas), el sello social y solventaria él solo, los gastos del club.

Los socios
Los integrantes del Club no tenían que abonar absolutamente nada, pero para ser admitidos como socios debian satisfacer una clausula realmente pintoresca : “Saber contar el cuento de Pinocho”. Aventuras de Pinocho
Todo fue aceptado y se acordó que el Señor Zugazti no sería jugador, sino único dirigente del Club. Luego se paso a elegir capitán y subcapitán del equipo. En voto secreto (con papelitos), resultaron elegidos Valentin Ríos y Raúl Domínguez para esos cargos.

Insignia
Finalmente se resolvió declarar como insignia oficial del club, el dibujo de Pinocho shoteando una pelota, aparecido en la tapa del numero 5 de la mencionada revista, y dar conocimiento a esa publicación de la fundación del flamante Club.

El primer partido
En Agosto de 1925 se juega el primer partido contra “El Dólar”. Encuentro que estuvo a punto de no realizarse según dice un viejo libro del club, porque los adversarios eran casi todos de “pantalon largo”. Finalmente la dificultad fue solucionada, reforzando nuestro equipo con el delegado Felix Zugazti.

Por todo eso… Pinocho no es solo un club de barrio… es un Gran Club de Barrio.

Grande por sus dimensiones y por su gente. Es un equilibrio entre el deporte y la vida social. El deporte es salud del cuerpo y de la mente; es alegría, es amistad, es crecer. Por eso, Pinocho incentiva a los chicos para que vayan y practiquen deporte. Este es el primer paso. El segundo consiste en el acercamiento natural y espontáneo de los padres para ver a sus hijos participando en distintas actividades. Asi, descubren el clima cálido, seguro, tranquilo y sano que reina en nuestro club. De esta manera los mayores van a encontrar un lugar de amigos, de diversión, de paz, de creatividad y de salud tambien para ellos.

Por eso Pinocho busca, desde los chicos reunir a la familia y darle un segundo hogar. Pinocho no es un cuento… Es una realidad… Vení y comprobalo.